Sin alineamiento, no hay cultura empresarial exitosa

Toda organización desearía tener una cultura que le proporcionará mejores resultados.

La prueba de la importancia que le dan algunas de las empresas más conocidas del mundo a su cultura de trabajo, es el empeño constante en mantener viva y alineada cultura empresarial y personas.

La diferencia entre estas y la mayoría de organizaciones es la fórmula empleada para la creación de una gran cultura.

Mientras las mejores empresas se centran en alinear la empresa a la cultura deseada.

El resto se centran un 100% en crear la visión y 0% en alinear a su gente; ¿el resultado?

Pensar erróneamente que la cultura no es tan determinante; ¿el problema?

Haber centrado todos sus esfuerzos en el lugar incorrecto.

La visión importa poco si el trabajo diario no está alineado. Falta el trabajo determinante. ¿La pena? No conseguir que el trabajo de 2 más 2, pueda llegar a ser mayor que 4.

Sin alineamiento personas-negocio, no hay cultura empresarial exitosa.

La visión es como un plan, el alineamiento, lo que hace que todo profesional de la empresa trabaje como parte de un ente único en completa consonancia con lo que significa la empresa. ?

Cuando todo el mundo hace su trabajo de manera alineada, se pueden construir sociedades bienavenidas y muy productivas. Cuando cada uno va por su lado, se construyen guetos de intereses que perjudican al interés superior.

El tiempo es oro en una empresa, pero la pregunta no es cuánto tiempo conlleva alinear personas, cultura y empresa.

La pregunta es si la empresa está dispuesta a trabajar en ello unos cuantos meses, o si le vale estar los 540 meses de la vida laboral de sus profesionales trabajando, exactamente, de la misma manera. ?

Ese, es el gran dilema al que en el fondo, toda empresa se enfrenta alguna vez.

La cultura empresarial exitosa es un 1% de visión y un 99% de alineamiento